PRIVILEGIOS Y DESLEALTAD

Para entender el momento que vive España hay que saber conjugar en sus aspectos más negativos las palabras deslealtad y privilegios. Podemos poner el punto de partida para el análisis donde ustedes prefieran. Antes o después de Franco, escojan.

A partir de ahí, podremos detenernos en cómo se ha privilegiado al País Vasco, Navarra y Cataluña y cómo sus habitantes han respondido al resto de España, país al que pertenecen desde la noche de los tiempos -romanos y visigodos por medio-, con la mayor de las deslealtades.

Ya se sabe que la gratitud es la madre de todas las virtudes. Por eso cuando no se practica, más tarde o más temprano, las personas y las sociedades se deslizan por situaciones tóxicas. Esas comunidades privilegiadas le deben su bonanza económica al conjunto de los españoles. Siempre fuimos su mejor negocio.

A pesar de ello, una parte de esas sociedades nos desprecian. Un año más, sin embargo, volveremos a reeditar el privilegio, que en el caso de Cataluña roza lo hiperbólico, para seguir recibiendo ingratitud y deslealtad.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor