PROFUNDO DESPRECIO

Pocas cosas peores que el desprecio a la vida, y eso justamente ha hecho ayer Sánchez al callar ante la intervención de la portavoz de Bildu, a quien las gotas de sangre de los centenares de asesinatos de ETA le tocan de cerca; no en vano fue condenada a un año de cárcel.

A Fernando Múgica, miembro de una saga de socialistas, como a Mikel Buesa, Maite Pagaza y a tantas otras víctimas de los primos de Bildu se les revuelven las tripas cuando ven caminar a Sánchez, ese hombre de tan escasa fe democrática, convirtiéndose en estatua muda que nada tiene que decir a los filoterroristas.

Una vez más, Unamuno: «Venceréis pero no convenceréis». Salvo que algún día el líder de los socialistas se caiga del caballo y comience a entender la suerte que ha tenido de vivir en el país en que nació y la gran historia de éxito que ha supuesto el orden nacido con la Constitución del 78. Gracias a ella, él e Iglesias, Rufián y Adriana Lastra, más allá de lo poco que aprovecharon los estudios, están hoy donde están.

Solo queda la esperanza de que los Magos de Oriente le traigan sentido patriótico a Guitarte, ahora que ya ha demostrado que Teruel existe.

El Astrolabio ( ABC )