PROTESTAS CIUDADANAS

Como no hizo caso de las alertas internacionales de la OMS, ni de las circulares de la UE, ni de los informes de la embajada española en Pekín, el Gobierno impone ahora a parte de los españoles un confinamiento que roza ya un flagrante delito de privación de libertad.

Es evidente que no estaban preparados para gobernar el país. Es más, su rostro se vincula con el mal fario y los tiempos de crisis.

Evidencian una absoluta falta de sensibilidad para escuchar a la ciudadanía que quiere volver a la calle. Insisto en que, más pedagogía y menos autoritarismo. Insisto en que es mejor que se gasten dinero en campañas de sensibilización y educación sanitaria, que en mantener anestesiada la indignación social.

Me temo que un día de estos estallará un brote de protesta y la Policía no tiene nada claro cómo responder. Si no fuesen tan soberbios, el uno y el otro, hace tiempo que esto estaba encauzado.

Porque sí está claro que otra forma de gestionar la crisis es posible. Quede constancia que tiene razón el alcalde de Madrid, cuando asegura que hay que respetar las medidas de seguridad.

Amén.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor