PRUEBEN CON UNA OBRA DE ARTE RACISTA

Como siempre, la izquierda, liderada por la extrema izquierda, ha impuesto su dominio y su manipulación en el debate sobre la libertad de expresión. Y como siempre también, una buena parte de la derecha ha caído en la trampa y va por ahí disculpándose por haber apoyado o entendido la retirada de la obra antidemocrática sobre los “presos políticos”.

Dice la izquierda que domina el mundo del arte que esto es un ataque a la libertad de expresión. Que Sierra tiene derecho a cuestionar el sistema democrático y a apoyar el golpe de Estado independentista, que eso es libertad de expresión.

Pues bien, prueben a colgar, por ejemplo, una obra de arte racista y vean si los mismos apoyan también la libertad de expresión. Verán que tal cosa no sucede, entre otras cosas, porque la misma galerista que gustosamente ha exhibido la obra de Sierra se negará a colgar ésta. Y como ella, todo el resto de ese mundo del arte que dice defender la libertad de expresión. Y si la tal obra racista consigue colarse por alguna rendija, no tengan dudas, se montará un gran escándalo social y político y toda esa izquierda que condena como ataque a la libertad de expresión la retirada de la bazofia antidemocrática clamará a favor de la retirada de la obra racista.

¿Y qué tal una obra en defensa, por ejemplo, del golpe de Estado de Tejero? Imaginen a los mismos defendiendo su libertad de expresión…

Edurne Uriarte ( ABC )