BLACK FRIDAY

mercalo

BLACK FRIDAY

No todos los negros que nos rodean -climáticos y políticos- tienen carácter negativo. Hoy es un buen ejemplo de ello. La importación del Black Friday, más allá de ser una nueva muestra de nuestra permeabilidad a las modas americanas, viene a demostrar la facilidad con que sustituimos nuestro viejo calendario y santoral por iniciativas más prosaicas. Puede ser hasta un ataque a nuestra cultura. Pero no nos pongamos dramáticos. Detrás de los carteles y anuncios de agresivos descuentos con que nos inundan este viernes, se encuentra otra forma de activar el consumo.

En todo caso, nos opongamos o no en el campo intelectual, este tipo de campañas se va imponiendo a causa de este tsunami silencioso que todo lo remueve y que se llama internet. La irrefrenable y compulsiva fiebre compradora que hoy viviremos también en España no es tanto una importación yanqui, como la evidencia de que el universo digital, tan positivo en tantas cosas, uniformiza en exceso. La globalización está aquí, viva la diferencia. ¿Se atreverá usted a no comprar este fin de semana?

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*