Para los negacionistas de la teoría de la conspiración, aquellos que creen en ella han perdido un tornillo. Quizá sea así…o no.

Recordemos a Bill Gates y George Soros, este último un claro defensor de la ideología de género, la eutanasia, el aborto, la inmigración a cascoporro y otras lindezas. ¿Por qué un tipo como él, que se define a sí mismo como un hombre de negocios, muestra interés en semejantes asuntos? Piensen.

Vivimos momentos de profunda incertidumbre, y los actuales gobernantes no ayudan a disipar las dudas que de forma sistemática sacuden a la población.

Parece que son muchos los que ya se han acostumbrado a ver cómo comunistas y socialistas viven a cuerpo de rey, imponiendo normas en ocasiones exageradas o sin meditar. ¡El Gobierno de la improvisación! ¿Los reyes del baile? El encargado de la Agenda 2030 y la Ministra de Igualdad. Aunque el Presidente no escatima en escaqueos al sacudirse responsabilidades propias de su cargo. ¿En manos de quiénes estamos?

Mientras se pierde el control de las circunstancias que rodean el día a día de los ciudadanos frente al virus, Tedros Adhanom Ghebreysus, Director General de la OMS, ha asegurado que «no tenemos una fórmula mágica contra el coronavirus».

Pero no desesperen, pues al parecer, la Fundación Gates se ha asociado con el mayor fabricante del mundo para crear 100 millones de vacunas que venderán en 92 países por el módico precio de tres dólares cada una. Hagan cálculos… para que luego sigan creyendo en los filántropos millonarios y sus nobles intenciones, en especial en el que predijo la pandemia en 2015. Por supuesto, Bill Gates teme que la gente rechace la vacunación masiva. Al menos eso fue lo que manifestó en una entrevista concedida a la BBC Radio 4.

Se muestra tan satisfecho de sí mismo, que ha asegurado que la vacuna estará disponible en «Mínimo 9 meses, máximo 2 años». ¿Cuántas vacunas de tal envergadura conocen que hayan estado a disposición del público con tan escaso margen de tiempo? https://www.consalud.es/pacientes/especial-coronavirus/bill-gate-detalla-fecha-vacuna-covid-19-minimo-9-meses-maximo-anos_79140_102.html.

Por otro lado, distintos medios de comunicación han entrevistado a George Soros acerca del coronavirus y el futuro de Europa. Al preguntarle si esta crisis cambiará la naturaleza del capitalismo frente al Covid-19, respondió: «No volveremos donde estábamos cuando se inició la pandemia». ¿Cómo lo sabrá…? También aseguró preocuparle la supervivencia de la Unión Europea. El problema según él, estriba en que se basa en un Estado de Derecho… «La desintegración de la UE es prácticamente irreversible», aseguró en una entrevista en 2016.

Si analizamos las palabras de Gates en la conferencia de 2015 y las declaraciones de Soros en 2016, nos daríamos cuenta de que nos encontramos ante un panorama sanitario y político bastante sospechoso.  Si a eso le añadimos las palabras de Pedro Sánchez durante una sesión del Congreso de los Diputados, la cosa se vuelve más misteriosa aún: «… esta emergencia mundial, tiene como efecto acelerar cambios que ya se estaban poniendo en marcha desde hace años». ¿Qué quiso decir el Presidente? ¿Se informó a la ciudadanía de ello?

Mientras Soros y Gates ejercen de pitonisos y las cosas van saliendo según sus previsiones, Sánchez se lava las manos con las Comunidades Autónomas, Irene Montero se niega a facilitar al Congreso de los Diputados la identidad de sus asesores ―en el portal de transparencia del Ministerio de Igualdad, tan solo aparecen los nombres de los altos cargos, no así sus retribuciones―, e Isabel Celaá asegura que «el colegio es el lugar más seguro», cuando hace unos meses se cerraron justo por todo lo contrario. ¿Qué ha cambiado desde entonces para los niños?

Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y ningún político parece preocupado por el inicio del curso escolar, Beatriz Gimeno, Directora del Instituto de la mujer, ha inaugurado el seminario «Agenda de políticas públicas feministas después de la Covid-19». Recuerden que George Soros también tiene un montón de políticas feministas…

Soros «predice» el futuro de Europa a la par que instruye a mujeres en el feminismo a través de becas de la Open Society. Bill Gates «predijo» la pandemia hace años; ahora, se asocia con una multinacional para fabricar millones de vacunas y propone vacunaciones masivas a nivel mundial. ¿Creen en las casualidades? ¿Qué traman? ¿Qué conexión existe entre ellos y qué relación tiene todo esto con el feminismo actual? Investiguen.

María Godoy ( El Correo de España )