¿ QUIÉN GANARÁ ?

» ¿ Qué va a pasar, don José María?», me preguntan las gentes más diversas por la calle, en el metro, en el restaurante, añadiendo con tono angustioso, algunos de mi edad, que lo vivieron: «¿Vamos a un nuevo 36?». A estos, suelo tranquilizarles con convicción: «No creo. Ahora tenemos todos demasiado que perder».

Lo que no les convence, por el gesto que hacen. A los demás, sobre todo a los que preguntan «¿Quién va ganar?», les tengo preparada, tras pensarlo mucho, la siguiente explicación: «Mire usted, voy a responderle con algo que no es realmente una respuesta, pero que puede orientarle sobre cómo saldrán las cosas: Lo importante va a ser cuál es el tema de la campaña electoral ya en marcha, el tópico que predomine sobre todos los demás. Si es Pedro Sánchez, ganará la derecha. Si es Vox, ganará la izquierda».

Veo que se quedan pensativos y la mayoría se alejan aún más preocupados, mientras los más despiertos vuelven a preguntar, ya con una sonrisa sardónica: «¿Quiere decir que vamos a votar más contra que a favor?» «Exactamente -contesto sin sonreír-. El que logre imponer contra quién hay que votar ganará. Así somos los españoles». En lo que me dan la razón.

Es por lo que Sánchez no incluyó Cataluña entre los 110 puntos de su plan de gobierno. ¡Y acusaba a Rajoy haberse olvidado de ella! Pero sabe que trae a la memoria las 21 demandas que le presentó Torra y él aceptó sin rechistar. Sabe también que las encuestas no son de fiar, al tomar un cuarto del electorado su decisión a última hora. Sabe que el pacto con Rivera será difìcilísimo, aunque no pierde la esperanza.

Sabe que no puede ofender a los secesionistas, pues va a necesitarlos. Sabe que mencionar la extrema derecha suena a clarín entre la izquierda desencantada. Sabe que puede prometer el oro y el moro, aunque no pueda cumplirlo, como acostumbra.

Sabe, en fin, que su salvación está en citar a Vox cada segunda palabra y en la división de la derecha. Como lo sabe ésta, pero sigue con sus peleas internas, que le quitan tiempo y fuerza cara a lo que debería de ser su principal objetivo: impedir un nuevo mandato de Sánchez. Es un viejo hábito en ella, que hizo decir a Pío Cabanillas «¡Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros!».

Si pensamos en lo que ese mandato significaría -un presidente con una agenda particular más que nacional dispuesto a repetir los errores de Zapatero ¡Más gasto, es la guerra!- en el camino del socialismo catalán -cuando el secesionismo alcance el 65 % de los votos habrá que habilitarla-, nos damos cuenta del riesgo que corremos.

Y que quienes me preguntan qué va a pasar tienen buenas razones para estar preocupados. No mienten sólo los independentistas. El presidente del Gobierno se ha convertido en el primer mentiroso del Reino. Mintió nada más tomar posesión, prometiendo elecciones inmediatas, y acaba de mentir anunciando su programa electoral con más banderas españolas por metro cuadrado que en Colón. De Guinness.

José Maria Carrascal ( ABC )