¿ QUIÉN PAGA ESTO ?

Carmen Calvo, a la sazón vicepresidenta del Gobierno no votado por los ciudadanos, todavía no ha rectificado aquello de que «el dinero público no es de nadie». Lo cierto es que es de todos nosotros, suyo e incluso mío. Por eso me pregunto, y seguro que a usted también le interesa, cuánto ha valido y con qué fondos se ha costeado el acto propagandístico de ayer de Sánchez en la Casa de América.

No recuerdo un presidente del Gobierno más pagado de sí mismo que éste, ni que más recursos del Estado haya invertido en amplificar su imagen de manera narcisista. El balance, además, a nada que se somete a un mínimo rigor alejado de la propaganda, es probablemente el más pobre de toda la democracia. Sin embargo, como esta izquierda populista sigue creyendo que el euro crece en los árboles, gasta el dinero público -que sí tiene dueño, usted y yo, entre otros- para mayor gloria de un personaje fatuo.

Pero que no se equivoque: esto no lo convierte en un gran estadista, por mucha impostura que practique. Yo vuelvo a preguntar, como Josep Pla: ¿Y quién paga todo esto?

El Astrolabio ( ABC )