¿ QUIÉN PAGA EL ” SHOW ” EN BRUSELAS DE LOS ALCALDES SEPARATISTA ?

Y esto, ¿quién lo paga?”. La frase de Pla, deslumbrado ante el fasto de las calles de Nueva York, podría aplicarse al número circense de ayer: una alcaldada separatista en Bruselas. Los 200 alcaldes fletaron un avión, promovieron un acto de apoyo al Govern cesado ante los edificios comunitarios -el veto oficial les impidió hacerlo en su interior- y arroparon el desesperado intento de Puigdemont de internacionalizar el procés, llegando a cargar contra una UE que les ignora.

Igual que se desconoce el coste del referéndum, ni quién paga la estancia de Puigdemont en la capital belga, los regidores se negaron a aclarar cómo han abonado su periplo. Sería un escándalo que se hubiese hecho con dinero público, aunque no una sorpresa.

Los municipios ejercen de bastión secesionista. Y el espectáculo de los ediles, vara en mano, jaleando al president, es una muestra suprema de aldeanismo opuesto al ideal europeo. Sus reproches a la UE confirman la deriva eurófoba del soberanismo y el apoyo cosechado entre fuerzas extremistas. El separatismo puede seguir con su roadshow rural. La realidad es que Europa ni acepta ni aceptará el chantaje pueril de Puigdemont.

El Mundo

viñeta de Linda Galmor