QUIÉN TEME A AYUSO

El ataque desmedido que la izquierda, y en especial su armada mediática, ha desatado contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, solo se puede explicar si ven en ella a un enemigo más correoso que la inicial fragilidad aparentada.

Díaz Ayuso ha cometido varios errores, situados todos ellos en el campo de lo anecdótico, pero está emergiendo como un valor firme del PP. Es la generación de Casado. Junto con el alcalde Martínez-Almeida, representa otra manera de hacer política y de gestionar.

Actúan sin complejos, y creo que la izquierda está logrando -sin pretenderlo, claro- el efecto contrario: levantar ante la opinión pública madrileña una mujer llena de coraje, dispuesta a defender su región de los agravios que desde el Gobierno central y desde otros territorios se le infligen.

No se trata de nacionalismo madrileño, ni mucho menos. Sin embargo, se respira en toda esta cuestión un tufo de ofensa y humillación que por primera vez en muchos años está logrando activar en el madrileño medio un sentimiento de orgullo de pertenencia.

Alguien se equivoca, y no es Díaz Ayuso.

El Astrolabio ( ABC )