Debo confesar que no me caía mal Putin. Me gustaban su defensa de la patria, de la moral y de la familia. Y su lucha contra la homosexualidad, lo que evitaba a los rusos esos espectáculos que tenemos que sufrir en Occidente. También su negativa a la islamización de Rusia. Que diferencia ver a esa Rusia emergente de esta Europa decadente.
Pero creo que se ha equivocado de enemigo.
Rusia debería haber buscado alianzas con los USA y con Europa. Somos más decadentes que ellos pero somos cristianos todos al fin y al cabo. Unos más, otros menos pero ahí siguen estando Notre Dame y la Catedral de Burgos. El es cristiano ortodoxo y no comunista como dicen algunos. Es un autócrata pero que bien le vendría a la hiperdecadente Europa un autócrata con las ideas claras hoy en día que restaurase el orden, la propiedad privada, la familia y la religión.
Evidentemente esa alianza sería contra los que acabarán provocando la III guerra mundial, los fanáticos yihadistas.
Me da mucha pena esta guerra entre Europeos y como el rival más débil es Ucrania yo me pongo de su parte, y también por que si quiere ser un país europeo yo lo veo bien. Eso es precisamente lo que debería hacer Rusia.
El principado de Kiev lo destruyeron los mongoles y después Moscú y Kiev nunca volvieron a estar bajo la misma mano gobernante. No se pueden aducir razones históricas para justificar esta invasión. Putin se ha equivocado de cabo a rabo y si lo que quería es la gloria conquistadora hay muchos países musulmanes que merecerían ser conquistados para parar el yihadismo, por ejemplo Irán, pero a sus ínfulas imperiales le han faltado inteligencia y cojones.
Por todo lo que he dicho me posiciono con Ucrania. Y considero que hay que prestarle apoyo. Pero no con los números «Imagine» ni con sanciones económicas a Rusia. No. Yo creo que la OTAN debería mandar a Ucrania, hombres, aviones y tanques y devolver los soldados rusos a Rusia para que esta se arrasque, y para que reconsidere su actitud hacia sus hermanos cristianos, y cambie de objetivos si sigue teniendo ganas de conquistas.
Hay una alianza entre comunistas y yihadistas. Nuestra diplomacia lo que tiene que hacer es atraer a Rusia hacia sus hermanos cristianos.  Pero también debe hacerle comprender que aún siendo decadentes, eso tarde o temprano habrá de arreglarse con medidas, y que todavía somos capaces de defendernos de las agresiones del matón del barrio.
Tarde o temprano habrá guerra contra el yihadismo.  Y Rusia debe de estar de nuestro lado. ¿Donde vas Putin atacando europeos? ¿ Donde vas Putin aliandote con musulmanes y comunistas cuando tu eres un buen creyente (ortodoxo) y liberal en lo económico?
En tus alocados sueños de grandeza confundes al enemigo. Si yo tuviese a mi disposición un ejército como el tuyo invadiría Afganistán de nuevo y no pararía hasta llegar al Mediterraneo. Mira si tienes campo de acción para emular a Alejandro Magno. Pero te faltan cojones para ello por el varapalo recibido por los talibanes y andas buscando rivales más débiles.
No te equivoques.  Occidente tarde o temprano se entregará a algún Trump europeo para salvar a la raza blanca de la extinción.  Nuestra decadencia es pasajera y todavía podemos, y debemos, darte un disgusto.
Replanteate tu descabellada estrategia y no estropees tu brillante hoja de servicios a la madre Rusia, para que cuando llegue verdaderamente la III guerra mundial con el enfrentamiento entre Cristo y Mahoma sepas elegir el lado correcto.
Entretanto hay que ayudar a Ucrania con todos los medios posibles. Se consideran Europeos y debemos auxiliar a nuestros hermanos.
Manuel Fernández Prieto ( El Correo de España )