Rajoy volverá a ganar, como siempre

La moción de censura no va a prosperar y Rajoy agotará la legislatura. Pero no porque no haya diputados suficientes para tumbarle, ni porque el Gobierno bloquee o embruje el normal funcionamiento democrático. Rajoy agotará la legislatura porque la política española lleva años dirimiéndose entre un señor muy listo y tres niñatos: PedroAlbert Pablo. Tanta arrogancia para tanto naufragio.

La moción fracasará, también, porque que el PP gobierne en minoría no significa que el resto haya conseguido convertirse en una mayoría articulada. La oposición, por no conseguir, no ha conseguido ni echar a José Antonio Sánchez de la presidencia de Radio Televisión Española. Demasiado oportunismo, demasiado narcisismo, demasiada pedantería para fijarse objetivos y conseguirlos. Si con tan absurda incapacidad se sirven a sí mismos, imagínate cómo nos servirían a nosotros, que les importamos mucho menos, si algún día alcanzaran el poder.

España tiene problemas y por lo tanto el Gobierno tiene problemas. El PP tiene problemas y por lo tanto el presidente tiene problemas. Pero Mariano Rajoy ha demostrado una calidad y una inteligencia muy superiores a las de sus rivales, y sus rivales se han estrellado en su narcisismo, en su vulgaridad y en su mediocridad de un modo que ni el propio Rajoy habría podido imaginar ni en la más eufórica de sus ensoñaciones.

Rivera tiene tanta prisa que está a punto de morir atropellado por sí mismo. Su demagogia de la integridad y de la transparencia ha reventado las costuras de su mentira implícita y se le ve el truco escondido bajo la mesa, aunque él trata de disimular, pero no son suficientemente largos los manteles.

Pedro Sánchez es donde se llega cuando no se cree en nada, y eso que llevaba un par de semanas juicioso y centrado, y hasta le escribí un artículo felicitándolo para darle la bienvenida a la izquierda civilizada. Y mira cómo ha acabado: volviendo dejarse a llevar por la más negra y siniestra historia de España, que es la de tratar de destruirla para poder hacerse el que viene a salvarla. Este chico no tiene remedio, y si el PSOE aspira a poder volver algún día a La Moncloa, tendrá que echarle a patadas cuando la moción fracase.

El que todos dan por muerto está más vivo que sus enterradores. Rajoyvolverá a ganar, como siempre. Por su capacidad, por su experiencia y por su temple, sí, pero también porque le ha tocado lidiar con una pandilla de listillos a los que siempre acaban pillando copiando el examen, y que llevan años tratando de apuñalarle, y al final siempre son ellos los que se desangran.

Salvador Sostres ( ABC )