REBUSCO

Por más que busco y rebusco,
no hallo un momento brusco,
nuestra relación, fue un caminar
feliz, sin nada que contaminar.

Abrimos nuestros corazones,
sin huecos, para las sinrazones,
cubrimos nuestros cuerpos a besos,
para estar para siempre presos.

Tú, dijiste eres mi noche y mi día
porque te entregué mi cuerpo y mi “vía”,
pero Cupido se olvidó de decirnos,
que la vida puede tener otros sinos.

Feliz tarde.