RECONSTRUIR

Pedro Sánchez ha ganado las elecciones del domingo -con un raquítico resultado, no nos engañemos- gracias a la división del centro- derecha. Muchos que votaban para castigar al PP, lograron que su papeleta aupase al líder socialista. Así de fácil.

Ya pueden darle todas las vueltas que quieran. Si no quieres que te gobierne la izquierda, procura votar en clave ganadora y eficaz. Como esto no lo quiso entender una parte de los votantes, ahora tenemos al político con mayor doblez de la historia reciente al frente de los designios de España.

Alguna lección deberíamos concluir tanto los ciudadanos como los dirigentes políticos. Entre esas enseñanzas está la de que el centro-derecha solo gobierna cuando va unido y modera su discurso. Esto último no quiere decir que compre la mercancía averiada de alguna minoría o de la izquierda.

Así que creo que urge que Pablo Casado, el jefe de la oposición por número de escaños, se ponga al frente de una operación de cohesión de la bancada que tiene que fiscalizar al gobierno socialista. Es un error que la diversidad de matices impida reconstruir la gran fuerza del centro-derecha.

El Astrolabio (ABC )