REGENERAR, NOS DIJERON

EL PSOE llegó al poder, aupado por Podemos y otras formaciones, con laregeneración política como bandera. Entre todos echaron con una moción de censura al PP tras la sentencia del ‘caso Gürtel’ porque «había que limpiar la vida política». O eso nos dijeron.

No han pasado seis meses de aquello y, por ejemplo, tenemos que: el Poder Ejecutivo -el Gobierno- controla el Poder Judicial tras otro nombramiento político de su Consejo General. Y, como afirmó Sánchez el viernes, ahora el Poder Ejecutivo -el Gobierno- va a hurtar al Legislativo su capacidad de control, al no presentar los Presupuestos de 2019 porque no puede sacarlos adelante.

Gobernará con decretos leyes y, aunque es cierto que éstos se deben convalidar en el Congreso, admitan que es un subterfugio -habría que analizar si inconstitucional: «El Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior (art. 134.3)»- que ensucia el resto de labor del Ejecutivo.

En otras palabras, el Gobierno socialista controla el órgano jurisdiccional de la Justicia y, a la vez, neutraliza la labor fiscalizadora del Parlamento. Pongan nombre a esto, pero ninguno va a resultar muy agradable.

Tampoco tiene un afán regenerador el principal apoyo del Ejecutivo. Desde que Sánchez está en La Moncloa, Unidos Podemos ha tenido que tragar con la tesis plagiada del presidente, con el descenso a las cloacas de la ministra de Justicia, con las sociedades patrimoniales del ministro de Ciencia y de la secretaria de Estado de Deporte y tragará con la de la ministra de Economía; se ha sumado al pasteleo del Poder Judicial y se ha apuntado el primero a aceptar el ninguneo al Congreso con la no presentación de los Presupuestos. Por citar sólo algunos casos.

Cuando se les pregunta por todo esto, Sánchez e Iglesias responden que su misión es devolver a los españoles lo que Rajoy les arrebató con los recortes. La razón puede ser loable, pero en democracia el fin nunca justifica los medios. Regenerar la política es mucho más que apartar de ella la corrupción.

Vicente Lozano ( ElMundo )

viñeta de Linda Galmor