REPETIRLO MIL VECES

Que no sea porque nosotros no lo hemos dicho y escrito. Que, cuando pasen los años, no nos reprochen no haber advertido desde ABC del temporal económico que se avecina.

Ojalá nos equivoquemos, pero los tercos datos apuntan a esto: a una nueva crisis hacia la que España avanza sin defensas y, lo que es más grave, con un Gobierno empeñado en negarla e incapaz de tomar medidas adecuadas.

Fíjense: la venta de automóviles acumula un semestre a la baja, el turismo comienza a resentirse, el consumo interior cae y se desploma el pequeño comercio, el déficit comercial en 2018 fue el mayor en siete años, el empleo pierde fuerza desincentivado por la subida del salario mínimo, Alemania se frena y el petróleo escala.

Es fácil agarrarse a las estadísticas presentes. Ya lo hizo Zapatero con la «champions league» de la economía. Claro, el mercado tiene una inercia y de ella vivimos ahora.

El problema es que, cuando arrecien los peores vientos, ya no podremos endeudarnos más. Por eso es tan importante quién te gobierna.

Uno te puede arruinar con su demagogia y el otro, trabajar con previsión. La democracia es cuestión de alternativas.

El Astrolabio ( ABC )