REPICAR

En un pueblecito alemán está en uso una campana con una gamada y un lema “Todo por la patria-Adolf Hitler” desde 1934. El alcalde de sus 700 almas, partidario del no meneallo, hubo de dimitir por asegurar algo tan sensato como que “si bien Hitler fue culpable de atrocidades, también hay cosas que él introdujo que utilizamos aún hoy”.

El nuevo alcalde ha logrado convencer a 10 de 13 concejales de que la campana siga repicando, en aras de “una cultura de la memoria lúcida y razonable”, si bien algunos se rasgan las vestiduras por haberse casado, bautizado o haber enterrado a sus muertos con su tañido: olvidan que sonó también durante los bombardeos aliados contra la población civil y ayudó a salvar a algún inocente pariente de los vecinos de hoy.

Como dijo John Donne de las campanas: siempre doblan por uno mismo.

Tadeu ( El Mundo )