¿ REQUIÉM POR PODEMOS ?

La estrategia electoral de Pedro Sánchez en las últimas elecciones se basó en el mantra de la recuperación económica edulcorada con sibilinas promesas de aumento del techo de gasto autonómico, subidas salariales a funcionarios y jubilados, así como reducciones fiscales al estar la sociedad española integrada por individuos unidimensionales que no dudaron en primar el «panem et circenses» frente al vértigo que suscitaba la utopía propugnada por Podemos.

Sin embargo, la negativa de Pablo Iglesias a facilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno dejaría abierta la posibilidad de unas nuevas elecciones en el otoño, que tendría como efectos colaterales la inestabilización de la economía española al subir de forma desbocada la prima de riesgo.

Caso de convocarse nuevas elecciones en noviembre, la formación de Pablo Iglesias se verá condenado al ostracismo tras la previsible formación de un Gobierno Reformista PSOE-Ciudadanos que, mediante una reforma edulcorada de la actual Constitución vigente, implementará un Estado monárquico, jacobino y eurocéntrico, siguiendo la máxima del gatopardismo («Cambiar todo para que nada cambie»).

 Germán Gorraiz López  ( El Correo de Madrid )