ROBLES Y MARLASKA

Si ayer la gran mayoría de los ciudadanos andábamos preocupados por la idea de España que parecen tener determinados dirigentes socialistas, hoy lo estamos más todavía.

Algo grave ocurre en nuestra sociedad cuando un ministro del Interior y una ministra de Defensa, a la sazón magistrados, prefieren interpretar de forma partidista el acto del domingo en Alsasua, en lugar de ponerse del lado de los guardias civiles agredidos y de sus familias.

De momento, esperamos que tanto Marlaska como Robles no vuelvan nunca más a un juzgado. A continuación, la cascada de interrogantes nos coloca de nuevo en la incertidumbre. Hay que tener dudas en la vida, pero son necesarias algunas certezas.

Una de ellas es la defensa de la vida y del imperio de la Ley. Lo mínimo que se le puede pedir a quien nos va a juzgar. ¿Dónde querrían que se homenajease y apoyase a la Guardia Civil? ¿En Valdemoro? Pues claro, hombre, en Alsasua, donde fueron cobardemente agredidos dos jóvenes agentes de paisano, que no hacían otra cosa que acompañar a dos muchachas. Cuando se invade con violencia ese espacio de libertad…

El Astrolabio