ROMANCE DE PEDROSÁN

Ay, Pedrosán, Pedrosán, piedra de bisutería.
El día que tú naciste…..malos presagios traía.
España que estaba en calma, inquieta se revolvía.
De truenos y de centellas, las nubes se retorcían.
¡Qué tormenta, santo cielo! ¡Qué tormenta nos venía!

Mira que eres ignorante. Y, de zote,…. un rato tienes.
no vales de presidente por mucho que tú te empeñes.
Los socialistas dais solo buscarruínas y felones,
una sarta de traidores que crecen como melones.

Con tu llegada a Moncloa, un mal fario se cernía….
sobre este país que ya iba caminando para arriba.
No está en tus genes saber gobernar con gallardía.
Porque España es mucha España…. para testas tan vacías;
más templanza y más saber requiere esta España mía.

Te apadrinó ZP,…. otro torpe, fatuo y ciego…
Otro tal que, como tú,…. dijo digo e hizo Diego.
Os juntáis con lo peor, “los hombres de paz de ETA”.
Esos que solo razonan tirando de metralleta.
Dejáis vendida a Navarra, por tenerlos de aliados
¡Anda, y no disimuléis, que ya os tenemos calados!

Ay, miserable felón, máster fraude en felonía.
Cataluña no es nación. ¡Qué cerrazón! ¡Qué manía!
Lo dice la Carta Magna, que tanto costó parirla.
¡Deja el Falcon y trabaja! …. que falta tienes de abrirla.

Ay, Pedrosán, Pedrosán, moro de “tu morería….”
… que un Abril quisiste mucho, y ahora…..los ahogarías.
Se vieron tus intenciones, sólo “cámara y acción… por una fotografía.
De qué poco te ha servido urdid tal marrullería.
Eres un engañabobos, un saco de fruslerías.

España está secuestrada por un gobierno en funciones,
mientras Canarias se quema, Pedrosán…..de vacaciones.
Ahora, llega el Open Arms a dejar en evidencia que
el Tuiter es tu despacho, y que tú no tienes decencia.
Nuestra fragata navega sin tener un objetivo,
suena a gesto electoral,…..suena a un nuevo desatino.
Si tus votantes sumaran el dinero que nos cuestas,
durarías en Moncloa lo que el agua en una cesta

Ay, arrogante patán, traficante de mentiras.
¡Qué cantidad de torpeza, qué estulticia, Señoría!
Que ya no sé si eres un bobo o una solemne arpía.
Ten un gesto de decencia. ¡Sal de aquí y deja la silla!
a ver si nos reponemos de esta infame pesadilla.

Manuela Pujol García