SALIMOS MÁS POBRES

Con más de treinta mil muertos, con un millón largo de desempleados engrosando la lista del paro, con un acoso a todas las libertades, en especial a la económica, y con un desprestigio internacional galopante, va el Gobierno y dice que «salimos mejores».

Más allá de la estéril polémica de la inserción publicitaria en clave de ocupación, el Ejecutivo, de nuevo, nos viene a dar la razón de que están en la batalla de la propaganda y no en la de resolver la crisis del Covid y sus posteriores consecuencias económicas y sociales.

Como escribía ayer, esto no es un estado de alarma, es un estado de impunidad. Una anomia donde los políticos se permiten, al más puro estilo chavista, pedirle al coronel Pérez de los Cobos que les entregue una copia del informe sobre la manifestación del 8-M que solo puede y debe darle al juez.

La historia ya la conocen, Pérez de los Cobos, aplicando la ley, se niega y es cesado. Alarmante, por tanto, el momento que vive España, donde los defensores de la ley son castigados por cumplirla.

El Astrolabio  ( ABC )