Estos días se percibe con especial nitidez la catadura democrática, política, intelectual y humana de los socios que mantienen a Pedro Sánchez en el poder.

Los objetivos que abrazan e imponen esas formaciones al líder socialista, cuyo silencio constituye una aceptación en toda regla de su chantaje.

Dicho de otro modo, de quien es rehén un Presidente dispuesto a todo con tal de conservar la poltrona, salvo que se haya apuntado al carro de esos compañeros de viaje y comparta con ellos programa, concepción de España y discurso, sin atreverse a reconocerlo abiertamente ante los españoles.

Isabel San Sebastián (ABC )