Los periodistas más serios de este País ya se preguntan: ¿Qué había en el teléfono móvil espiado a Pedro Sánchez y qué será lo próximo que cederá a cambio de que no lo sepamos?.

Señores, hace unos días escribía que “el Rey se la está jugando” con permitir al Presidente Sánchez que vaya cediendo España a trozos.

Yo no lo entiendo. Yo no entiendo cómo el gallego Feijóo no se ha lanzado ya a la calle con todos los suyos para exigir que los Jueces intervengan y averiguen urgentemente lo que iba en el telefono movil intervenido, pues, como dice mi admirado Jesús Cacho (en el artículo que les acompaño por su clarividencia) hasta puede resultar que esté siendo chantajeado… Señores, y si eso es así, hasta dónde va a llegar el señor Sánchez que, por lo que se ve, está entre la espada y la pared (¡pero no dimite y se va!).

La cesion del Sahara y la ruptura de Argelia esconden algo que los españoles no sabemos… pero sí sabemos lo que dice el articulo 584 del Código Penal (y lo reproduzco una vez más para que despierten el Rey, el Tribunal Supremo y el Constitucional, los Medios de Comunicación Independientes, las Fuerzas de Seguridad del Estado y los Ejércitos: si un español vende o cede parte del territorio nacional o ayuda al enemigo es digno de alta traicion:

El español que, con el propósito de favorecer a una potencia extranjera, asociación u organización internacional, se procure, falsee, inutilice o revele información clasificada como reservada o secreta, susceptible de perjudicar la seguridad nacional o la defensa nacional, será castigado, como traidor, con la pena de prisión de seis a doce años.

Julio Merino ( El Correo de España )