Pasado 21 de julio de 2021, fecha palíndromo. Han sido publicadas las definitivas18 líneas que reescriben la historia de la plandemia, además de falsa pandemia» covid-19. Los oficiales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., la máxima autoridad sanitaria del gobierno estadounidense para el control de las enfermedades y, en particular, de las enfermedades infecciosas, han lanzado una advertencia: misil nuclear contra el muro la trolera narrativa de falsísima emergencia mundial causada por el inexistente virus SARS-Cov-2. Uno de las vigas maestras de la liberticida astracanada plandémica: los falaces test diagnósticos.

Covid-19, grosso modo = Casi todas las enfermedades respiratorias

Y pasado el 31 de diciembre de 2021, los corruptísimos CDC retirarán la solicitud de Autorización de Uso de Emergencia (EUA) ante la Food and Drug Administration (FDA) para el kit de diagnóstico RT-PCR en tiempo real para el patrañero nuevo coronavirus (2019-nCoV), el test introducido por primera vez en febrero de 2020 para la detección únicamente del fantasmal SARS-CoV-2, y cuyo creador Kary Mullis, hasta el mismo momento de su muerte, se encargó de repetir que no detectaban “carga vírica” alguna, tan solo plural material genético.

El dato citado confirmo lo CONSABIDO, la falta de fiabilidad del ¡¡¡97%!!! de los completamente fraudulentos test diagnósticos ( los de antígenos y anticuerpos, por cierto, más fraude aún). Pero el comunicado oficial de los CDC señala, entre líneas, algo ya PERFECTAMENTE INTUIDO Y SABIDO: los grafenados tests de PCR nasofaríngeas, sometidos a “políticos” ciclos de amplificación variables, ¡¡¡no pueden distinguir el SARS- CoV-2 de una gripe común y estacional!!!

Y peseteros ciclos de repeticiónpasta para todos con las PCR (de todas maneras, lo único que me apena es que tras taladrar la napia y el ojete con el puto palitrote a tanta peña, además de robarle su sagrado material genético, me haya tenido que quedar con las ganas de haber conocido la PCR pollal).

Farsa sobre farsa, farsas dentro de farsas

Y por primera vez en la historia de una pandemia, una autoridad sanitaria gubernamental admite lo que ya dijimos algunos hace más de quince meses. Y ahora, tras la delta, pululando la variante epsilon. “Cepas” de inexistentes virus: pitorreo. Con su planificado cronograma: hasta febrero de 2023, con la “variante final” omega. Con su satánica simbología y gematría a cuestas. Vaya aterrador añito y medio que nos aguarda. Salvo que lo impidamos.

Farsa sobre farsa. Farsas dentro de farsas. ¿Hasta cuándo consentiremos el liberticidio y la mentira sistemática? ¿Cuándo cambiará el miedo de bando? Obviamente, nos faltan organización y armas. ¿Violento yo? Juas. Se llama autodefensa. Como intentes siquiera aproximarte con tu pincho, a mí o a los míos, te arranco la cabeza. En fin.

Luys Coleto ( El Correo de España )