En un primer momento me sorprendió que el Ministerio de Educación determinara que el temario de la asignatura de Historia de España que se impartirá en el segundo curso del nuevo Bachillerato, arrancara en la Constitución de 1812. Así, para este Ministerio, a los estudiantes se les ayudará a profundizar en el conocimiento de las etapas clave del país del siglo XX, lo cual se considera imprescindible para comprender los problemas actuales.

Empezando la asignatura de Historia en nuestro país a partir de 1812, estoy segura que nuestros hijos tendrán una amplia explicación de temas como la Guerra de Independencia (1808-1814), el Reinado de Fernando VII (Trienio Liberal y Década ominosa), el Reinado de Isabel II, la Primera República, la Restauración Borbónica, etc.… Pero algo me dice que será la Guerra Civil Española y la Dictadura de Franco la que más horas lectivas tendrá.

Para el Gobierno socialcomunista que nos gobierna es muy importante divulgar la memoria democrática de España, pero siempre adoctrinando e intentando ganar votos a través de la denominada Ley de Memoria Histórica y reactivando la nueva Ley de Memoria Democrática. Se les hablará a nuestros jóvenes de aquellos que padecieron persecución y violencia durante la guerra civil, pero no de todas las víctimas, solo las del “bando” que interesa.

En la nueva asignatura y llegados al año 1968, espero que se desarrolle la historia de ETA y se detalle el número de víctimas que provocó: 853 asesinatos,3.500 atentados y más de 7.000 víctimas. También habría que destacar que 377 crímenes de esta banda criminal siguen sin resolver.

Con la nueva Ley de Memoria Democrática, los socialistas y podemitas defienden la necesidad de garantizar que los crímenes del franquismo puedan ser juzgados en España, pero se olvidan de mencionar a aquellos terroristas etarras que siguen sin investigar ni ser juzgados (normal cuando el actual gobierno está apoyado por determinados partidos políticos).

Ojalá este cambio en la asignatura de Historia ayude a nuestros jóvenes a comprender los problemas actuales. Ojalá les haga entender por qué se habla tanto de franquismo y poco de las víctimas de ETA.

Eva Higueras ( El Correo de España )