SE TRATA DE FORMAR GOBIERNO SIN DESVARIAR

Acorralado por las acusaciones de traición, Oriol Junqueras propuso ayer -en una entrevista a un medio digital respondida desde la cárcel- una doble Presidencia para desbloquear la falta de acuerdo con JxCat. El líder de ERC sugiere combinar una Presidencia “simbólica”, que ejercería Puigdemont, con otra efectiva, que sería la encargada de presidir el Consell Executiu. Es una ocurrencia disparatada, en línea con el esperpento de un proceso que ha encallado, precisamente, por su tendencia a saltarse la ley y retorcer las normas y los procedimientos.

Cataluña necesita una Generalitat que ponga fin al 155 e infunda estabilidad. Para eso resulta imprescindible que Esquerra deje de ser rehén de los designios caudillistas y populistas de un prófugo de la Justicia. Las fuerzas independentistas disponen de mayoría parlamentaria para formar gobierno. Torrent ha vuelto a pedir “un Govern que pueda gobernar”. Tanto él como su partido saben que hacer viable la legislatura exige orillar a quienes tienen causas pendientes derivadas de la recta final del procés. ERC debe elegir, y debe hacerlo cuanto antes por el bien de la sociedad catalana: o vuelta a la normalidad institucional o más madera para seguir alimentando la bufonada de Puigdemont.

El Mundo

viñeta de Linda Galmor