Será difícil recuperar los casi 680 millones defraudados en el escándalo de los ERE, el mayor caso de corrupción de la historia de España, ocurrido durante el larguísimo mandato del PSOE en la Junta de Andalucía.

Los esfuerzos realizados por la actual Administración andaluza, activando centenares de expedientes ante el Tribunal de Cuentas, se están encontrando con la barrera de la prescripción o la desestimación por parte del Tribunal de Cuentas.

Hasta el momento, se dan por perdidos definitivamente casi 5 millones de euros de aquel descomunal saqueo que llevó a la condena de dos presidente del PSOE, Chaves y Griñán, y una veintena de altos cargos.

Lo único cierto es que el dinero de los parados fue malversado y que los socialistas al mando de la Junta crearon un procedimiento que derivó en un fraude de enormes dimensiones por el que el PSOE, en vez de ponerse de perfil como si el asunto no fuera con él, debería seguir pidiendo perdón a los andaluces mientras se siga sin recuperar ese dinero.

ABC