Dado que en estos tiempos la gente se está muriendo al por mayor y de esta ”putademia” no se van a librar ni los ricos , ni los viejos o los jovenes, ni los inconscientes ni tampoco los que tienen más miedo que vergüenza, me ha dado por pensar en la inutilidad de los cobardes que andan todo el día cabreados a causa de la anárquica condición humana.

Yo en estos tiempos inciertos hago lo que puedo y no cometo los excesos a los que tan aficionado he sido durante toda mi vida porque tampoco encentro personal voluntario que me acompañe en el intento, pero me resultan lastimeros los protestones que se resisten a aceptar que nos ha tocado vivir tiempos apocalípticos y conviene recordarles que esas etapas fueron fructíferamente pecaminosas.

La vais a palmar.Punto. Así que haced algo decente antes de que os toque un mala entierro en el que escaseen hasta las lágrimas que no os merecíais.

Yo en cambio creo que deberiamos echarle una pensada a la forma de aprovechar mejor el tiempo que nos quede de vida para intentar esculpir un buen recuerdo de nosotros mismos porque para dejar uno amargo ya se nos adelantó Don Juan Tenorio.

Los estados de ánimo durante estos meses son caprichosos y no podéis controlarlos así que pensad en pasarlo bien y de paso haced algo bueno que sirva para darle una alegría al cuerpo de alguien que se lo merezca.

El único pecado imperdonable que existe es el de no intentar ser feliz, y solo hay que leer lo que escriben algunos acobardados para tenerles un poco de lastima y de paso no hacerles ni puñetero caso. Si hacéis la prueba de contabilizar a la gente que está amargada y de mala leche contádselo a Tezanos , que ya sabrá el a qué perfil de población atribuirle ese estado de ánimo antipatriotico.

Hace tiempo que me vengo haciendo una pregunta trascendente en la que es muy probable que haya reparado muy poca gente porque en el pueblo en el que vivo y pazco, no abunda el personal reflexivo.

¿Existe alguna vara de medir los errores o pecados que cometemos a lo largo de nuestra vida? ¿ Hay algún criterio objetivo para evaluar la gravedad de nuestros actos según el cual podamos saber qué castigo nos espera el día que la espichemos ? ¿ Cuando uno se borra de este mundo con qué criterios se cotizan los pecados cometidos?

Los expertos en asuntos indemostrables aseguran que hay dos tipos de pecados: los veniales y los mortales, pero yo no me fiaría mucho de esta clasificación porque si es verdad que existe otra vida el cielo debe Ser una orgia y el infierno una mazmorra para maltratadores y ladrones.

Diego Armario