SEMBRANDO TORMENTAS

Lamento no poderle dar al lector noticia buena alguna acerca de la posible mejoría de la situación política que padecemos. Sigue todo igual que ayer. Mejor dicho, peor. De nuevo, el Gobierno se quiere saltar el Parlamento y por la vía de una circular se modificará la Ley de Seguridad y así limitará, más todavía, la ya muy limitada capacidad de las fuerzas del orden para combatir a los delincuentes.

Se abre una ola de inseguridad jurídica tremenda, que terminará en los tribunales y pagando centenares de sentencias el erario, es decir usted y yo de nuevo: los pagafantas habituales. Por tanto, nada nuevo ni bueno bajo el sol español. Tampoco cambia la actualidad radicalmente.

Por el contrario, siguen vivos todos nuestros problemas, incluida la incapacidad de Sánchez e Iglesias para mirar el futuro. A ellos les fascina el pasado: las viejas políticas fracasadas, Franco o el resto de pleitos emocionales que nos impiden avanzar.

Ahora, de generar riqueza, de combatir el suicidio demográfico, de hacer sostenible el estado del bienestar, de la disrupción tecnológica… nada de nada. Ellos a lo suyo: a por la próxima ciclogénesis.

El Astrolabio ( ABC )