SENADO: UN ATROPELLO DISFRAZADO

No por disfrazar un atropello, éste deja de serlo. Ante la polvareda que el PSOE ha levantado con su intento de torear el paso del techo de gasto por el Senado vía decretazo, Sánchez ha optado por hacerlo bajo la tramitación exprés de una proposición de ley.

Debe de creer el presidente que su espurio manejo de los instrumentos constitucionales logran ocultar lo que sigue pretendiendo: despojar a la Cámara Alta -donde los ciudadanos han decidido situar una mayoría del PP- de sus funciones capitales: la legislativa, la presupuestaria y la de control del Gobierno.

Tal movimiento tampoco permitirá al Ejecutivo presentar los Presupuestos en plazo, porque, de momento, no puede saltarse la larga tramitación parlamentaria que se avecina. Sánchez continuará así escenificando que gobierna, pues toda su acción de gobierno seguirá las pautas marcadas por las cuentas de Rajoy seguramente hasta bien entrado 2019.

El Mundo