SERENIDAD

Sobreponerse a los acontecimientos y superarlos es lo que ha hecho la humanidad a lo largo de los siglos. Por eso no creo que el coronavirus -o Covid-19- vaya a ser un obstáculo en nuestro empeño de ganar el porvenir, aunque lamento que el alarmismo pueda estar llevando a sobreactuar ante un virus que no se antoja más dañino que otros ya conocidos y vencidos.

Sería irresponsable no informar, como lo sería no tomar cuantas medidas sean necesarias. Ahora bien, algunos excesos que estamos protagonizando suenan a hipérbole y tal vez nos olvidamos de que van directamente contra la línea de flotación de la economía.

Ese sí puede ser el gran daño que cosechemos. El actual estado de ansiedad y alarma parece insostenible. Como tampoco es racional buena parte de lo que hacemos, sino más bien impropio de una sociedad avanzada. Tanta información nos lleva en ocasiones a la desinformación.

Cuando se producen grandes inundaciones, lo primero que falta, en medio de tanta agua, es la potable. En medio de tanta angustia mediática, mantengamos la serenidad, con los datos objetivos en la mano.

El Astrolabio ( ABC )