EL SEXO ES LA SOLUCIÓN AL CONFLICTO

Tomen nota de este dado: el 25 por ciento de los catalanes han aumentado sus relaciones sexuales para liberar las tensiones provocadas por el proceso independentista, según una encuesta publicada por la web platanomelón.com.

Me apetece otorgarle credibilidad y suficiente rigor a este estudio  porque, sin que nadie me lo tenga que haber explicado,  sé que  Cataluña es tierra mujeres únicas, apasionadas, ardientes, creativas, inteligentes y merecedoras de todo mi  reconocimiento.  

Llámenme antiguo pero no dejen de mirarme como a un  romántico, porque soy de los que siempre sostuve que no hay ningún problema de relaciones entre personas inteligentes y apasionadas que no pueda arreglarse mirándose a los ojos … antes de cerrarlos para soñar juntos.

La encuesta habla de un 25 por ciento de mujeres y hombres que se sienten concernidos por esa renovada actividad sexual  que siempre es terapéutica además de placentera, de lo cual deduzco que el 75 por ciento restante o han mantenido su marca habitual o han bajado en su rendimiento sexual.

No hace falta que les diga que el buen sexo alegra la vida, despeja la inteligencia y reduce la mala leche, y en este principio indiscutible apoyo mi tesis para deducir que la gente de la CUP y algunos independentistas mal encarados deben follar  poco.

El estudio, planteado para dilucidar si el procés ha dividido realmente a la sociedad catalana, tal y como repiten algunos políticos de los partidos llamados constitucionalistas, concluye que el conflicto ha afectado realmente a la población, pero al mismo tiempo ha servido para que una de cada cuatro personas hayan incrementado su actividad sexual para contrarrestar los nervios acumulados en esto últimos meses de frecuentes manifestaciones en la calle.

Un  7 por ciento de los consultados aseguran haber ligado en algunos de los actos convocados tanto a favor como en contra de la independencia, pero la variante que no analizan los encuestadores, porque pretenden ser rigurosos y evitan interpretar los sentimientos, es si ha habido mestizaje ideológico entre manifestantes de una u otra opción.

Este dato, si se pudiera confirmar,  sería muy importante porque abriría una puerta a la esperanza de una reconciliación  en Cataluña y acreditaría una vez más que el sexo, aunque sea sin amor, es un arma de cohesión masiva entre personas inteligentes.

No hay que perder la esperanza  porque a pesar de que durante años corrió el rumor de que la ideología independentista es un elemento anti lujuria,  en las manifestaciones la gente va muy junta y …el roce hace el cariño.

Diego Armario