EL SHOW DE LOS ANTISISTEMAS

Una de las cadenas de televisión catalanas ha tomado la costumbre de conectar todos los miércoles con el Congreso justo cuando el diputado de ERC Gabriel Rufian formula su pregunta en la sesión de control al Gobierno. Una vez que este ha recibido su respuesta, desconecta: se acabó el show en el que el aludido monta su numerito semanal, lo cual dice mucho del talante de algunos parlamentarios y, paralelamente, del auge de un periodismo que ha importado a la política la fórmula de «Sálvame».

El miércoles Rufián decepcionó a su audiencia. El día anterior la presidenta del Congreso, Ana Pastor, le había llamado al orden en su despacho por haber mostrado en el pleno unas esposas con las que amenazó al presidente del Gobierno y el portavoz adjunto de ERC, que se excusó por lo enfadado que está por la detención de sus líderes, estuvo más comedido de lo habitual. También Pablo Iglesias ha bajado el tono de su agresividad con Mariano Rajoy, quizás por lo mal que le va en las encuestas. El presidente les ha tomado la medida a los dos y les trata como si le hiciera gracia tener que hablarse durante unos minutos con unos gamberros. Nada que ver con aquella Rosa Díez que le sacaba de sus casillas.

Cien de los 350 diputados pertenecen a partidos antisistema y/o separatistas , asi que «pasa poco para lo que podía pasar», dice uno de los miembros de la Mesa de la Cámara, obligado a asistir a los debates de principio a fin en los que portavoces de Podemos, ERC y casi todos los grupos pequeños compiten en pronunciar barbaridades para ver quien llama más la atención. El líder que mas descalificaciones cosecha habitualmente es Albert Rivera. Esta misma semana le tacharon de «mentiroso», «miserable», «bodrio» y «gorrino que se revuelca en el fango» (en palabras de un diputado de Podemos) por proponer una Ley para controlar el sistema educativo catalán.

Los más denostados del Gobierno son Montoro, Zoido, Báñez y Catalá. En cambio Luis de Guindos Soraya Sáenz de Santamaría apenas reciben críticas. El ataque personal vende. Esta semana el Congreso ha debatido la nueva Ley Hipotecaria o la calidad de la educación catalana; cuestiones que en otro país coparían los titulares que en este se reservan a Rufián.

Curri Valencuela ( ABC )