El PPSOE siempre nos está machacando con el rollazo de que VOX es de ultraderecha. La verdad es que todavía no sé exactamente qué coño es ser de ‘ultraderecha’, como tampoco lo que es ser de ‘izquierdas’ o de ‘derechas’ la verdad.

En fin, vamos a ver, VOX es un partido ‘liberal de tipo conservador’, y si por ultraderecha lo entendemos por »fascismo» no puede ser porque el fascismo es antiliberal. VOX no viene a acabar con el sistema de partidos, cambiar el modelo de jefatura de Estado, el modelo administrativo e incluso económico español, luego entonces no viene a acabar con las bases de lo que se llama régimen ‘demoliberal’ del 78.
Así que dejémonos de chorradas, de meter miedo a la gente con eso de ¡QUE VIENE LA ULTRADERECHA! sólo para robar votos el PPSOE a unos cuantos imbéciles. Lo paradójico es que nos intentan meter »miedo» con un sistema que a la larga será necesario implantar en España para poder regenerar este país pues se ha convertido en el culo del mundo actual. Nos pretenden meter miedo para estafarnos constantemente con la llegada de la ultraderecha, con las plandemias, con la guerra de Ucrania, etc…

Vale, quiere acabar VOX con las autonomías, si, pero, ¿cómo lo piensa hacer, si para conseguirlo se necesitaría poco menos que tirar de las armas para expulsar a tanto »cacique» de las provincias?. Con esta constitución, que ellos defienden, tanto las autonomías como los caciques que las dirigen están protegidos y sino mediante contactos, se cubren entre todos ellos las espaldas. Además, VOX ya está dentro de ciertas autonomías encima pactando con partidos del sistema y por lo visto, se mueven en ellas como »peces en el agua».

Si consideramos que por ser de ultraderecha uno es fascista, aunque hoy día te lo llaman ya hasta simplemente por defender a España o por cruzar la calle en rojo por tanto idiota que hay por metro cuadrado y por otro lado por tanto aprovechado y escoria política que también lo hay, entonces, ¿yo qué sería?, ¿de la »mega ultraderecha»?, porque los que me conocen bien saben que yo no lo niego ni me escondo, como muchos otros por ahí, desde siempre he tenido simpatía por el fascismo italiano a la par, es cierto también, que por las ideas tradicionales católicas españolas. Esto puede parecer una contradicción pero para mi no lo es en absoluto.

Resumiendo. Yo »sigo predicando en el desierto»…creo que España tarde o temprano necesitará un »gobierno autoritario temporal» para poder regenerar el país. España necesita una limpieza general y a la par poder llegar a sentar las bases de la tradición católica española y eso no lo van a traer los partidos liberales guardianes del nefasto sistema del 78.
Y si ese gobierno autoritario sería de signo fascista pero consiguiera por fin regenerar España bienvenido sería para mi. He dicho.
Ivan Guerrero Vasallo ( El Correo de España )