Hoy voy a hablar un poco sobre las elecciones madrileñas del 4-M. Los que pensamos como yo supongo que estaríamos en un dilema. Votar a Ayuso y evitar que gobierne la izquierda o votar a los que nos pide el cuerpo y hacerlo a los patriotas, es decir a FE-JONS.
Parto de la convicción de que el régimen de 78 está exhausto y que no da más de si. España necesita el que le den la vuelta como a un calcetín para recobrar el pulso vital. Por ello votar a los partidos del sistema es tirar el voto. Por mucho carisma que tenga Ayuso no es la solución para los importantes retos que nos va a deparar un futuro a corto plazo.
Por que Ayuso sigue siendo más de lo mismo. Los que no se atreven con las reformas quirúrgicas que son necesarias. Vienen los retos de la despoblación, de la invasión migratoria y de la reindustrializacion de España. Para encararlos  se necesitan tener las ideas muy claras y el pulso firme. Y predisposición a romper con el nefasto presente que tenemos para encarar un camino nuevo.
Todo esto ya sabemos que el PP ni quiere ni puede darlo. VOX tampoco. Se han acostumbrado al calorcito de los sueldos públicos y no van a arriesgar. Y que hablar de la izquierda, autores de la ruina moral y material que tenemos encima.
Por ello necesitamos a quien de verdad piensan en romper con el nefasto régimen del 78 y encabezar la revolución que necesita nuestra patria. La situación es desesperada y votar al malo conocido no arregla nada. Se necesita una voluntad de reformas muy agresivas que cambien la piel de toro para bien. Y esto hoy en día solo lo ofrece FE-JONS.
Por ello ese sería mi voto. Un voto útil de verdad. Por que el cáncer no se arregla poniendo tiritas si no operando.
Al igual que las malas hierbas en los cultivos solo se acaba con ellas con herbicidas,  España necesita acabar con las autonomías, expropiar las industrias energéticas, reducir el número de políticos, poner freno a los separatistas, bajar los impuestos como expliqué en mi artículo de ayer, reindustrializar el país y promover un plan de obra pública útil como un plan hidrológico, un plan ferroviario, un plan de reforestación, y un plan de carreteras entre otras cosas. Esto solo se ofrece a hacerlo un partido revolucionario como FE-JONS y nadie más.
Así que no confundamos los deseos con la realidad. La realidad es que España está en agonía y necesita manos firmes que la re conduzcan a la vida. Y esas manos no están en los partidos del sistema. Hagamos pues oidos sordos a sus maquinarias propagandísticas y votemos a algo nuevo, que ofrece soluciones reales para los problemas reales del país.
Manuel Fernández Prieto ( El Correo de España )