SIGUE FUERA DE LA LEY

Carles Puigdemont no disuelve el Parlament, sigue fuera de la ley y deja la declaración de independencia en manos de los diputados. El president declaró ayer que no convocará elecciones, al no recibir, según él, garantías del Gobierno de España sobre la aplicación del 155. Soraya Sáenz de Santamaría, afónica, pero en castellano de Valladolid, les dijo en el Senado a los separatistas: “Nos hemos ganado nuestra democracia y nadie, nadie la puede debilitar”. Fue otra tarde de transistores. Después de insinuar Puigdemont por la mañana que iba a adelantar las elecciones, antes de que el Senado aprobara la ley, estallaron las protestas en las calles de Barcelona. En la sede del PDeCat, protegida por la policía, algunos militantes se daban de baja en el partido.

Luego en el Parlament los diputados de ese partido de corruptos dijo que el Estado quiere imponer su Constitución con sangre y miedo. Los de la CUP amenazaban con barrer a Puigdemont de Cataluña. En la escena final del western entre la DUI y el 155 no se achantaron los fanáticos, aunque oyeron cerca las pulseras de los jueces. Ofrecieron elecciones a cambio de impunidad: Jordis a la calle, fuera Policía y Guardia Civil, retirada del 155. Luego, además, oyeron también los gritos de “botiflers” -traidores-, viene de beauté fleur, flor de lis borbónica.

El líder de los separatistas que había atropellado la Constitución, acorralado por la justicia y sus propios seguidores, siguió adelante en su disparatada aventura. Los profetas del miedo, bolívares de masía, escucharon como Rufián llamaba a Puigdemont “Judas por 155 monedas de plata”. Este fracaso histórico que ayer no tuvo aún su traca final tiene muchos padres, pero el principal responsable del desastre ha sido el pastelero fantástico-fanático y su estado mayor de señoritos conspiradores de coche oficial. Un solo desleal puede tumbar un país. Ya decía el romance: “Madre España / ¡ay de ti! / en el mundo tan nombrada / por un perverso traidor / toda es abrasada“.

Resulta grotesco que el tipo que ha intentado romper la Ley de leyes haya hecho alegaciones en el Senado contra el 155 diciendo que deja vacío el resto de la Constitución. Son unos tramposos. Se lo recordó Inés Arrimadas en un demoledor discurso que machacó a los golpistas: “Ha quitado los sueños a Cataluña”. “No sabe dialogar, es un loco enemigo de la democracia”. “Ha llevado a Cataluña a una situación cómica y kafkiana”. Es verdad: como el procés nos ha despertado la incertidumbre y ha confirmado que una de las formas de seducción del mal es la incitación a la lucha desde palacio.

Raúl del Pozo( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor