UN MUNDO MEJOR

niño7

UN MUNDO MEJOR

Tendría que avergonzarnos la carraca de decir que somos la primera generación que dejaremos a nuestros hijos un mundo peor del que nuestros padres nos dejaron. Tendríamos que dar las gracias. La ingratitud es barbarie.

Era lo esperable que pacifistas, feministas, ecologistas y ateos sean pesimistas: y hasta vegetarianos, que es el colmo de la tristeza. Pero si todavía la siniestra propaganda no te ha triturado el cerebro es imposible que no veas que los mínimos que tus hijos tienen garantizados son los máximos que tus padres no se atrevían ni a soñar, por no hablar de tus abuelos. Desde las prestaciones sociales hasta el lujo, pasando por las comodidades que por poco dinero están a tu alcance, nuestro mundo es tan sensacional y deslumbrante que pensar que un día u otro nos vamos a morir, más que pena da rabia.

A mi hija voy a dejarle un mundo que en la mitad de mi vida no puedo ni siquiera imaginar, porque el progreso es tan veloz y fascinante que resulta imposible adivinar lo que en la próxima década seremos capaces de inventar. Yo que nací sin iPhone, sin aire acondicionado, sin alta velocidad, sin Disney en París, sin Ferran Adrià y sin ciudades con Nobu he sido testigo del tiempo más extraordinario de la Humanidad y sólo tengo 42 años. Si Dios me concede otros tantos, estoy convencido de que veré como todo -salvo Ferran y lo de Disney- vamos a superarlo y por caminos que hoy no están ni esbozados.

Es cierto que nos acechan peligros demenciales y cambiantes y que nuestro modo de vida libre continúa estando amenazado: pero si pensamos que somos los que nacimos en un portal y que desde entonces han querido matarnos todos y cada uno de los días de nuestras vidas, entenderemos que enfrentarnos al mal es nuestro sentido más profundo y que la muerte no es lo contrario de la vida si somos capaces de conservar el amor y la esperanza.

Nacimos en el instante preciso y sonaban las campanas de la iglesia para celebrarlo. Te dejo, Maria, un mundo hermoso y pletórico y lo que esperamos de ti para todavía mejorarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*