SIN COMPLEJOS

He dejado pasar unos días antes de hacer un breve comentario sobre el fichaje de Begoña Gómez por el Instituto de empresa para que impulse el liderazgo, el emprendimiento y los proyectos de acción social en el continente Africano.

Yo creo que los responsables de esta institución privada que recibe subvenciones públicas se han quedado cortos , porque tratándose de la mujer de Pedro Sánchez merecía algo más que un continente.

Es tradición que las esposas de los grandes líderes mundiales – y también las que están casadas con personajes de menor cuantía, entidad y méritos reconocibles, como es el caso- colaboren en causas solidarias de sus países y que se impliquen muy en primera persona en asuntos de ayuda a grupos desfavorecidos .

Para desarrollar estas actividades que prestigian a su país y consiguen el afecto de los propios ciudadanos que pueden sentirse orgullosos de la esposa de su jefe del gobierno, cuentan con la propia infraestructura del estado ,incluida alguna partida presupuestaria para el desarrollo de esas misiones, pero en ningún caso reciben un sueldo.

Lo que ha sucedido con doña Begoña de Sánchez es distinto. Su marido le ha conseguido un chollo bien pagado al tiempo que han decidido que los emolumentos que percibirá son secretos para todo el mundo menos para Hacienda.

Como hoy no toca hablar del resto de personas que en menos de tres meses han copado los puestos públicos mejor pagados y las cargos más sustanciosos de la Admiración, con el mérito imprescindible de tener carné del Psoe y ser de la cuerda más leal la Presidente – que no olvida a sus enemigos internos – lo dejaré ahí sin dejar de reconocer que tiene la facultad de hacerlo, aunque pienso que cuando la ética carece de estética empieza a estar bajo sospecha.

En estos casos la gente hace comparaciones entre unos y otros , y yo creo que lo que diferencia a la izquierda de la derecha no es la ideología sino la ausencia de complejos.

A la derecha sus rivales le recuerdan que no debe dejar de recordar quiénes fueron sus antepasados mientras que la izquierda se mueve en la desmemoria propia como el pez en el agua, o como el choncho en el barro.

Por eso, y porque ponen  en práctica como nadie el viejo consejo que recomienda “ a los amigos, el culo, a los enemigo, por el culo y a los indiferentes, la legislación vigente’, saben que cuando se trinca con garantía no hay problema de ningún tipo y mucho menos de conciencia ni de mala imagen , ya que tienen garatizado el silencio cómplice de los que están ocupados en seguir hablando del anterior gobierno y del difunto dictador, porque nunca un cadáver ha dado tanto juego.

Diego Armario

viñeta de Linda Galmor