SOBERBIA

Una parte de la sociedad catalana se empeña en deslizarse por el precipicio, dilapidando la riqueza que poseían. La imagen de fractura social es el peor argumento que pueden dar si quieren recuperar el bienestar que están perdiendo.

Mientras, otras zonas de España se benefician de esa situación. Mención aparte merece Madrid. La capital se está convirtiendo en una de las mayores concentraciones de riqueza de toda Europa. Es hoy un imán de grandes fortunas y paradójicamente algunas llevan apellidos catalanes que animaron a muchos incautos a pasarse al lado independentista.

Este fin de semana Madrid es una fiesta en todos los órdenes. La tradicional afluencia de viajeros del puente de diciembre, se vio incrementada con la celebración de la final de la Copa Libertadores. Se reafirma así la ciudad como referente internacional y a ello contribuye su imagen de urbe cosmopolita, segura, atractiva, festiva, liberal, solidaria y abierta, donde nadie es forastero.

Lamento darles una mala noticia a los independentistas catalanes: este año son más pobres que el pasado; el pecado de la soberbia se paga en el infierno de la indigencia.

El Astrolabio ( ABC )