SOLEDAD QUE MATA

En estos momentos me estoy muriendo por dentro
sin tener alguien con quien hablar,
ni tampoco con quien llorar,
en mi intento desesperado
por librarme de este dolor.

Encendí el computador y me dedique a escribir,
escribir, para pensar que había alguien escuchándome
y que un consuelo al final deesta carta yo iba a encontrar.

Por eso si a bien lo consideran pueden subir este poema,
que en realidad no lo es,
es tan solo el grito de mi alma y el llanto de mi corazón,
que están a punto de desaparecer, a causa de tanto dolor,
yo solo quería hablar y desahogarme,
para alivianarme un poco, tener que tragarme el llanto,
que si no se expresa se vuelve mucho más amargo.

Feliz tarde.