SOLUCIONES YA, POR FAVOR

A medida que nos vamos acercando al 1 de octubre, el asunto catalán se va poniendo más peliagudo, no tanto porque no haya mecanismos para frenar el referéndum como por la firme decisión de Puigdemont y los suyos de declararse abiertamente en rebeldía frente a las leyes y la democracia en lo que ya no se puede denominar más que de golpe de Estado.

Nadie sabe exactamente qué va a pasar el día de autos, pero sea lo que sea, no va a ser bueno. La fractura social y política que los independentistas han provocado en Cataluña con su siembra de cizaña y de mentiras no se va a curar tan fácilmente, por lo que, tras aplicar la escayola de la ley, habrá que pensar en medidas que vayan más allá de lo que se ha venido haciendo hasta ahora.

Ely del Valle ( La Razón )