TE HABLO A TI, EGÓLATRA Y ENGREÍDO

Te hablo a ti, ególatra y engreído,
a ti, ser endiosado y altanero,
a ti que vagas por la vida,
mirándote el ombligo
y a todo lo que no es tu verdad,
llamándolo desatino.

A ti botarate,
que te crees el centro del universo
por hacer tres garbatos
y dos palotes.

A ti que te llamas prepotencia
y por alias te pusieron
el decadencia.

¿ De qué te sirve atesorar conocimientos ?
si eres tan corto de mira
que vives en la ignorancia más supina.

Está demostrado, no falla,
siempre la mediocridad,
se hace acompañar
de la cretinez y la mezquindad.

¡ Escucha vanidoso !
te doy un consejo
y te lo doy gratis,
que me siento dadivosa:

¡ Si quieres grandeza
abandona esa pose de excelencia
y métete un buen chute de humildad
en vena !​

Ana Clavero