¡ TENÍA CORAZÓN !

Stalin abraza y juega con su hija Svetlana en 1936.

Huffpost