Carta a la hija de Otegi

insti

Carta a la hija de Otegi:
“¿Realmente te provoca secuelas psicológicas el hecho de que tu padre haya estado en la cárcel durante unos meses y no el hecho de que sea un asesino terrorista desde hace años?
Pero mira, voy a creerme tus secuelas. Echas de menos a tu aita y la amatxo está malita. Afortunada tú. Porque yo conozco mucha gente que echa de menos a su padre y sólo le queda la posibilidad de llevarle flores a su tumba. Y conozco a muchas madres que llevan años sin dormir, con fuertes depresiones o síndromes postraumáticos severos; y que cuando duermen, lo que ven son los restos de sus hijos desperdigados por un parking tras una explosión asesina.

Y conozco niñas que a tu edad quedaron salvajemente mutiladas para siempre, sin piernas o sin brazos o sin ojos o, simplemente, sin ganas de vivir (eso sí que son secuelas, ¿verdad?). Y otros niños más pequeños que tú que vieron morir a sus padres a tiros, delante de sus inocentes ojos (eso trauma mucho, te lo aseguro). Y otros muchos que han quedado huérfanos, o que han desarrollado enfermedades psicológicas y físicas, o que han perdido a sus amigos del colegio o a sus hermanos o a sus abuelos. Todos ellos echan de menos a sus seres queridos y a esa parte de su infancia o adolescencia que murió con ellos.
Y de todos esos traumas y secuelas, hija de Otegui, es responsable tu padre. El que ha estado en la cárcel. El que tanto echas de menos.”
Willy Tolerdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*