¿ CUANTOS CADÁVERES ?

desembarco

¿ CUANTOS CADÁVERES ?

Ayer se cumplieron 73 años del Desembarco de Normandía y nunca nos cansaremos de recordar el sacrificio, el honor y la gloria de los que dieron su vida por nuestra libertad.

También ayer y a propósito del general Pinochet, hablamos con David Gistau sobre si es legítimo matar para defender la vida. ¿Qué cifra de cadáveres estarías dispuesto a justificar?, me preguntó David: y no era una pregunta estúpida.

Hace tiempo que nos hemos quedado sin buenas opciones, si es que alguna vez las tuvimos. Cada una de nuestras elecciones implica un dolor y un cinismo que puede que algún día nos estalle en las manos y aunque la frontera entre bien y mal sigue siendo nítida, cada vez es más difícil hacer el bien sin mancharte.

El terrorismo islamista necesita más de una respuesta y probablemente tendremos que asumir parte de su horror para salvarnos. No existe una cifra legítima de cadáveres pero existe La Civilización y nuestro deber de preservarla.

¿A cuántos soldados fue legítimo o justo mandar a morir para acabar con Hitler? ¿Cuántas bombas atómicas habríamos aceptado tirar para que los nazis se hubieran rendido antes del bombardeo de Londres?

Somos el lado luminoso de la vida, y todavía y pese a todo, la sonrisa de Dios. El mal existe y hay que salir a buscarle. Que cada muerte nos envilezca no significa que podamos dejarnos matar y les debemos a nuestros hijos la luz con que nuestros abuelos nos ofrendaron y que nos ha traído hasta aquí.

Como los valientes soldados de Normandía, también nosotros tendremos que sacrificarnos, que mancharnos de sangre y de lo que haga falta y que continuar elevando al Cielo nuestras plegarias aunque a veces perdamos la fe de que sean escuchadas.

Demasiado bienestar nos ha hecho creer que de verdad teníamos derecho a algo, pero lo único que tenemos son deberes, una libertad que nos mereceremos en la medida que la luchemos, y una vida en la que la Justicia a menudo se apaga y sólo queda la conquista.

¿Cuántos cadáveres, David? Pues los que tristemente sean necesarios.

Salvador Sostres ( ABC )

One Comment

  • xcraterh19

    07/06/2017 at 11:27

    Nos encontramos con otro de los problemas que tuvo Eisenhower, a los británicos no les gustó que fuera el general al mando de los aliados y como es lógico pusieron palos en los radios sus ruedas.

    El desembarco en las playas de Normandía fue un asesinato político, ya que costó convencer al almirante al mando de la Home Fleet que bombardeara las posiciones alemanas, y posteriormente haber enviado a los bombarderos a rematar la obra, hubieran muerto menos soldados y por otro lado hubo un problema con el tiempo, debió de aplazar el desembarco, esa fue otra causa importante.

    Por tanto, esas terribles bajas que para algunos jefes y oficiales fueron aceptables, estarán en sus conciencias, la principal misión de un oficial al mando de una tropa, es salvar a sus soldados, no exponerles a una muerte segura por sus carencias.

    Otro caso fue el lanzamiento de paracaidistas, otro error, se repitieron los mismos errores que en la operación Market Garden, obra del general Montgomery, un mal general, ya le vimos en el desierto apropiándose de una victoria ya conseguida, sin embargo quien realmente venció al Afrika Korps fue el general Harol Alexander, es como el cocinero que le deja paso a otro para que sirva los platos, y este se lleva el reconocimiento de los comensales por los platos que sirve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*