El vocero ( Évole ) y el terrorista ( Otegi )

otegiko

El vocero ( Évole ) y el terrorista ( Otegi )

Jordi Évole nos comparó anoche con Otegi. Nos situó en su mismo plano moral, igualó su vida con las nuestras, su trayectoria con las de sus víctimas, lo que ha defendido y los métodos que ha usado, con lo que cada uno de nosotros, por nuestra cuenta, defendemos.

El problema no es entrevistar a Otegi. El problema no es que Otegi diga lo que quiera. El problema, y el fraude, es permitirle a Otegi hacer el discurso del estadista, y blanquearle creando de este modo un inevitable contexto justificativo -el de la entrevista- para lo que este hombre ha hecho.

Una entrevista tiene que poner al entrevistado frente a su espejo, y el entrevistador tiene que encuadrar al entrevistado como si fuera a tomarle una fotografía.

Lo lamentable de la entrevista de anoche no fue Otegi, ni que se le entrevistara, ni lo que dijera. La lamentable fue que el entrevistador trató a Otegi como si fuera Serrat, o Herrera, y que le abriera las puertas del marco mental de la normalidad, cosa que por ejemplo nunca ha hecho con ningún entrevistado del Partido Popular, o de la derecha en general.

Si volviéramos a ver las entrevistas que Évole ha publicado con los distintos líderes del PP, y a continuación viéramos la de Otegi, los etarras parecerían los populares, y el bueno de Arnaldo, la víctima.

Que un terrorista quiera pasar por víctima, es algo con lo que tenemos que contar. Si un periodista se lo permite, aquello deja de ser una entrevista para pasar a ser una apología.

Los que ayer se sintieron indignados por la entrevista de Jordi Évole, no fue exactamente porque tratara bien a su siniestro invitado, sino porque de tanto permitirle que se comparara con nosotros, nos acabamos sintiendo coautores de sus terribles actos.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*