Espadas de Santiago

matamoros

Espadas de Santiago

La antipolítica engendra monstruos como el que asesinó a la diputada laborista británica Jo Cox, firme defensora de la europeización del Reino Unido así como de la integración de las minorías religiosas, y abatida por ello por un rufián supremacista. La violencia no es la deformación del pensamiento xenófobo, sino su consecuencia ineluctable: es una reflexión que debería hacer Juan Espadas, alcalde socialista de Sevilla opuesto a que la Comunidad Islámica Ishbilia lleve a cabo la construcción de un templo musulmán en la capital andaluza.

Hace honor a su apellido, que evoca el arma implacable de Santiago Matamoros. Se escuda el regidor en las bajas pasiones del populacho, ese rechazo visceral que amalgama a cualquier devoto mahometano con el terrorismo fundamentalista…

Lucas Haurie ( La Razón )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*