ETA, SU ENEMIGO FUE LA DEMOCRACIA, NO FRANCO

ENFERMOÑ

ETA, SU ENEMIGO FUE LA DEMOCRACIA, NO FRANCO

TA supo desde los primeros momentos de la Transición que el único enemigo que podría derrotarla era la democracia, algo que Franco no había conseguido. Los ideólogos etarras sabían que la dictadura era la mejor coartada para encubrir su estrategia terrorista, porque la lucha contra el franquismo les daba un imagen de legitimidad, presentándola ante los ciudadanos vascos y españoles, y ante la opinión pública internacional, como una lucha por las libertades y contra el dictador.

Esta táctica les permitía ocultar que su objetivo político final era imponer en un País Vasco independiente un régimen marxista-leninista, como se aprobó en la V Asamblea de ETA celebrada en la Casa de los Jesuitas de Guetaria en la Semana Santa de1969. En el fondo, aspiraban a que la represión indiscriminada, propia de toda dictadura, potenciara la espiral de violencia, deslegitimara al gobierno y les permitiera alcanzar sus objetivos.

Por ese motivo, cuando los cabecillas etarras vieron que el proyecto de Adolfo Suárez, auspiciado por el Rey y luego apoyado por los partidos de la oposición, iba en serio, redoblaron hasta el paroxismo su estrategia de muerte y destrucción. Sabían que la democracia acaba deslegitimando cualquier recurso a la violencia para alcanzar objetivos políticos, por la sencilla razón de con la palabra y con el voto se puede conseguir cualquier objetivo, siempre que se tenga el apoyo mayoritario de los ciudadanos dentro de la ley.

Cuando la palabra y el voto sustituyen a la violencia y a la muerte, la acción terrorista tiene los días -en este caso, los años- contados. Los etarras «vivían» mejor contra el franquismo, que contra la democracia; sabían que desaparecida la coartada de la lucha contra la dictadura, ejercer el terrorismo contra la libertad y el voto les acabaría condenando a una derrota inevitable. Solo era cuestión de tiempo.

http://www.abc.es/espana/la-transicion-espanola/abci-enemigo-democracia-no-franco-201706200456_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*