ETA, SERPIENTE DE CUNA

serpixx

ETA, SERPIENTE DE CUNA

Llegar como un trampero muerto a decir que estás muerto, con tu ropa y tus gestos de montañés de rodeo, con tus trastos de bruja de pueblo, sucia e increíble, cargando con dientes arrancados y bichos cocidos y pieles humanas hechas botas o tapas de manuales de asesinar por el pueblo. Llegar de repente, cubierto de la tierra de los gusanos y de las madres, muerto hace mucho en el propio cepo que hicieron los muertos, y declarar que ya se acabó todo. Eso ha sido lo de ETA, que te venga ahora un muerto, viejo como un pirata podrido en su cofre, a despedirse, creyéndose todavía un novio de verano, queriendo aún un cumpleaños, quizá un reloj de bolsillo por su servicio y su paciencia. Un muerto que se llevó a tantos muertos finge ahora que se sube o se baja del tren, y ahí están haciéndole ceremonia como a una tonadillera que se va.

ETA ya solo funcionaba como serpiente de cuna y como vudú hecho con palitroques folclóricos. Acabó hace mucho, por el rechazo de la sociedad a su crueldad y a su peste a tejón, y porque estaba infiltrada hasta las trancas. Solo le quedaban niñatos, reclutas y mesoneros metidos a sicarios. Por eso, uno ve a Zapatero entrevistado en El Intermedio y se pregunta qué tiene este Don Pimpón siniestro que rebañar de su labor de “negociación”. “Cargado de emociones y recuerdos”, decía estar el ex presidente ante el fin de ETA, como una dama de honor.

“Saber que nadie va a llorar más por sus atentados justifica toda una tarea de Gobierno”. Pero ya está todo muy llorado, y lo que queda es que al dolor no se sumen la injusticia, el olvido, el insulto y el provecho. Eso es lo que se siente al ver la entrevista en TV3 al etarra Josean Fernández, recibido con el Somewhere over the rainbow (tocado con ukelele, imposible más ternura) y aplaudido al decir que ojalá él hubiera “reaccionado como el pueblo catalán” al perseguir sus “derechos”. Explicó que no ve la necesidad de pedir perdón y provocó sonrisas al mencionar un asesinato. Toda esta empatía de TV3, casi hermandad, justo cuando un racista de silueta germanoide va a ser presidente de la Generalitat. Zapatero debe de sentirse orgulloso. Incluso Rajoy. Luego se preguntarán por qué hay bichos que nunca mueren y aún los vemos salir de las cunas como de una calavera.

Luis Miguel Fuentes ( El Mundo )