INFORMAR CON EL ALIENTO DE ETA EN LA NUCA

nuca

INFORMAR CON EL ALIENTO DE ETA EN LA NUCA

Hace 31 años empecé una llamada «guerra mediática» contra la banda. En 1985 a los etarras no se les llamaba pistoleros, los asesinatos eran muertes violentas, a las víctimas se las enterraba con deshonor y los presos comían mariscadas en las cárceles. Los periodistas, amenazados y en la clandestinidad, pusimos nombres y apellidos a la barbarie. Hoy no podemos dejar que reescriban la historia.

En aquellos momentos, la «guerra mediática», por llamarla así, la estaban ganando los terroristas por goleada. El lenguaje (lo que costó cambiarlo, con insultos de «fascistas» incluidos) era sencillamente dañino para las víctimas y la sociedad democrática en general. Los terroristas no eran terroristas (a veces se indicaba que eran jóvenes) ni, por supuesto, pistoleros; ETA no era una banda criminal; los asesinatos eran muertes violentas y un largo etcétera. Quien dude de ello no tiene nada más que darse un paseo por las hemerotecas.

Las víctimas sencillamente no existían. Las pensiones e indemnizaciones, de miseria e insulto; el acompañamiento a los asesinados brillaba por su ausencia; los presos, por dar sólo un detalle, escogían los menús en las cárceles, en especial en Herrera de la Mancha, o tenían grandes neveras llenas de marisco y merluza, del Cantábrico, por supuesto. Las acciones policiales no tenían el adecuado eco mediático frente al «aparato» montado por los etarras, que golpeaba a diario a Policía y Guardia Civil con falsas acusaciones de torturas, o marcando objetivos.

http://www.larazon.es/espana/informar-con-el-aliento-de-eta-en-la-nuca-FO14928629

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*